Andrew Hampsten y el Gavia del 88. Un valiente que muchos no recuerdan

Cuando terminó el tour Lance Armstrong desveló su futuro. Muchas eran las dudas sobre lo que haría tras probar suerte en la ronda gala: ¿Seguiría corriendo un año más o lo dejaría para siempre? ¿Se haría director de algún equipo? ¿Conseguiría su mafia mediática echar a Contador del Astana para quedarse el sólo con la hegemonía del equipo?

La solución por la que optó fue la de formar un equipo americano en el que tuviera la libertad de campar a sus anchas y decidir quién corre y quién no. Por supuesto Johan Bruyneel sería director de aquel equipo que arrastrara a la mayoría de estrellas del Astana.

Esto me llevó a hacer un repaso a los corredores americanos que ha dado el ciclismo en la última década, y me atrevo a afirmar que estados unidos ha sido el país que más ha crecido en el ciclismo en ruta:
George Hincapie, Levi Leipheimer, Jonathan Vaughters, David Zabriskie, Christian Vandevelde, uno que siempre se estrella en las contrarelojes como es Bobby Julich y los sospechosos Tyler Hamilton y Floyd Landis.

Todos ellos magníficos ciclistas pero si nos ponemos a hacer memoria y vamos hacia atrás en el tiempo veremos que el listado de corredores americanos decae en cantidad y calidad. Apenas nos vendrá a la cabeza el nombre del superclase y pionero Greg LeMond un tipo al que el ciclismo le debe demasiado como para que el tiempo le olvide. Pero ¿Es que acaso no hubo ningún gran corredor más hasta el 99? ¿Es que este tipo descubrió el ciclismo en américa?

Pues no, hubo otro gran corredor como fue Andrew Hampsten.

A mediados de los 80 empezó a emerger una joven promesa; se trataba de un joven escalador de Ohio, Shirus Andrew Hampsten. Mas conocido como Andy 'the Rabbit' Hampsten.
Debutó en el giro del 85 y menudo debut, se llevó una etapa.
Un año después se une al equipo de su compatriota Greg LeMond para que le ayude a ganar el tour. No sólo gana Greg el tour, sino que además él termina cuarto y se lleva el maillot de mejor joven.

Un par de años después se lleva el giro del 88 tras una gran etapa en el paso del Gavia, también se apunta el premio de la montaña y el hecho histórico de ser el primer americano en hacerlo.

Quizá el Gavia nos parezca un puerto mítico del giro pero lo cierto es que tan sólo se ha subido en cinco ediciones de la ronda italiana y gran parte de su encanto se lo ganó en este año.
Anunciaban mal tiempo para dicha etapa, tras subir el Gavia había que bajar hasta Bormio y a pesar de que había nevado los días anteriores la organización decidió mantener el calendario y hacer la carrera. El asfalto, al igual que las cabezas de los corredores, estaba cubierto de nieve.
El descenso fue un espectáculo, los corredores se paraban. Simplemente no veían. Temblorosos derramaban el té caliente que les ofrecían sus directores mientras los aficionados trataban de calentarles sus entumecidas manos.
Se coronó el Gavia a 5º bajo cero y llegaba primero a meta Eric Breukink, segundo Andy a 7".


No se a vosotros pero a mi se me encoge el corazón al ver estas imágenes.

En los años posteriores sigue haciendo buenas clasificaciones en el giro hasta que en el 92 queda cuarto en el tour de francia, llevándose la etapa de Alpe d'Huez. Recuerdo perfectamente esa etapa: escapada tempranera, subida de varios puertos con el grupo de fugados y llegada a meta en solitario aventajando en varios minutos al grupo de favoritos.
Una victoria de las que ya no se dan; épicas y arriesgando. Lástima de pinganillos.



Siempre le falló la contrareloj y eso es algo que nunca pulió. Ahora mismo está retirado y lleva una tienda de bicicletas junto a su hermano Steve. No sólo las venden, también las diseñan y las crean. Además tienen un blog en el que comentan sus últimas aventuras a lomos de una bici Hampsten o sus últimos diseños. Si queréis dejarles un comentario seguramente os respondan.

¿Te crees un tipo duro? ¡Yo soy un tipo duro!
4 Responses
  1. Mark Says:

    Menos mal que Zulle no estaba en esa etapa del Gavia, porque sino igual todavia están buscando sus restos congelados en alguna cuneta...


  2. Melo Says:

    Siempre nos acordamos más de los extranjeros que del producto nacional...
    Os acordais de Jesus Montoya??segundo en la vuelta del 92 por detrás de Rominger y campeón de España en el 95??
    Ese sí que era un artista...Si miráis la clasificación general de la vuelta de ese año, vereis a grandes ilutres de nuestro ciclismo entre los 10 primeros, no como ahora, que ya no conoces ni a la mitad...


  3. Gorka Says:

    No conocia al tipo este pero me ha gustado la historia, por cierto caía bien a la gente o era como el resto de yankis?


  4. Yakito Says:

    Pues Greg LeMond caía bastante bien. Este la verdad es que no te podría decir porque era muy pequeño y no recuerdo.

    A mi me caía simpático porque daba espectáculo en la montaña y supongo que como yo a mucha gente.