El caso Festina


Hace unos meses hablé sobre Tom Simpson, el hombre que falleció sobre su bicicleta a causa de las anfetaminas que se tomó para mejorar su rendimiento. Y de eso quería hablar, del segundo gran capítulo acerca del dopaje en el ciclismo; el caso Festina.

Nos situamos en verano de 1998 con el tour dispuesto a comenzar en tierras irlandesas. En las aduanas del país se produce un chivatazo en el que arrestan al masajista del Festina por importar medicinas sin autorización. En el revuelo nadie sabía muy bien lo que estaba pasando y la carrera siguió adelante. Días después nos enteramos que las 'medicinas' no eran otra cosa que EPO, hormonas de crecimiento y testosterona.

El 17 de julio la organización decide expulsar al equipo Festina. Aquel equipo no era uno más, venían a ganar el tour:
Richard Virenque, Alex Zulle, Laurent Brochard, Pascal Hervé, Christophe Moureau, Didier Rous, Laurent Dufaux, Armin Meier y el australiano Neil Stephens.
Viendo los componentes os diré que salvo Armin Meier me suenan todos y me da pena pensar en lo que pasó aquel año porque habría sido un tour muy entretenido de haber estado en la pomada este equipazo compitiendo con normalidad.

Richard Virenque abandonando el tour. El dopaje hizo mella en su pelo.

Una vez que se tira de la manta la policía francesa comienza con los registros al resto de los equipos; controles antidopaje, detenciones y la visita de 'los vampiros' a horas intempestivas. Hasta entonces si que había controles antidopaje pero desde luego no eran tan frecuentes ni exhaustivos como lo son ahora.

Como protesta por el mal trato y la presunción de culpabilidad de todos los corredores, dos son los ciclistas que deciden representar al pelotón y defender la inocencia de sus compañeros: El carismático y superclase corredor francés Laurent Jalabert y el excampeón danés y gran hijodeputa mentiroso Bjarne Riis, quien le ha visto y quien le ve.

Pantani con el resto del pelotón negándose a correr.

Tras un tour lleno de parones, etapas a ritmo de pachanga, días en los que no llevaba nadie los dorsales y demás desplantes y peleas entre la organización y los corredores, cruzan la meta de parís 96 de los 189 que comenzaron el tour.


Valreas - Grenoble 1998. Vencedor: Piraña

Entre los equipos españoles hubo un pacto para abandonar el tour como protesta hacia el trato de la organización. Recuerdo como el Marca titulaba en portada con orgullo aquello de 'ningún español acaba el tour' y al director Manolo Saiz vanagloriarse de haber estropeado entre todos el tour alegando que le habían metido un dedo en el culo a la organización.

Ahora la actualidad es bien diferente, si hay un país sospechoso de dopaje ese es españa. Recientemente hemos tenido dos casos que han salpicado nuestra actualidad y nos han sonrojado a los ojos del mundo: el caso galgo y el clembuterol de Contador.
Lo que más me fastidia es el trato por parte de la prensa y las excusas que parecen no llevar a ninguna parte.
En el caso de Contador primero era el filete que se comió un día en mitad del tour, luego los ganaderos dijeron que de qué va limpiando su marrón echándoles mierda encima.
Lo cierto es que a día de hoy no se sabe bien qué es lo que ha sido pero Alberto ya está con la sombra de la sospecha y la UCI tomando a españa como un país poco serio en lo que respecta a la lucha antidopaje.
Algunos pensarán que deben hacerse más controles todavía, yo creo que es cuestión de la educación que recibe cada uno en su casa.
5 Responses
  1. Mark Says:

    Hace tiempo oí que el escándalo Festina no sólo no había perjudicado a su patrocinador, sino que le había hecho incrementar sus ventas (algo lógico porque, doping o no, Festina es una marca de calidad). De hecho, yo ese mismo verano me compré mi primer reloj festina, que me dura a día de hoy.


  2. Yakito Says:

    Tira ese Festina ahora mismo y cómprate un galgo.


  3. Suele pasar que la publicidad aunque mala, sigue siendo publicidad. Y dos cosas que me han sorprendido del artículo es el cariño que le tiene Yakito hacia el "gran hijodeputa mentiroso de Bjarne Riis"; y el video de Verano Azul, como dejando entrever que a esos niños se les suministraban drogas durante el rodaje de la serie.


  4. Yakito Says:

    Algún día descargaré toda mi ira sobre Riis. Ya tengo sobre lo que escribir!

    Lo de verano azul era por los niños andando en bici a paso de burra. Igual no se ha entendido bien, de hecho cuando haces un chiste y lo tienes que explicar es porque aparte de no entenderse bien es un mal chiste.


  5. Melo Says:

    Pues yo estoy a favor del dopping, siempre y cuando no se ponga en peligro la salud del deportista...Puedo parecer iluso, pero siempre se han tomado sustancias para mejorar el rendimiento, y sino mirad la puta NBA...
    Lo de verano azul sin comentarios...Lo de Riis, pues un lameculos, lo que ha sido siempre, y si gano el Tour fue por ir hasta las cejas...

    Lo mejor de el artículo como siempre Virenque, ese si que es un crack...