Tom Simpson, el hombre que revolucionó el dopaje.

Año 1967, julio. Los favoritos afrontan la subida a la cima de los vientos (mont ventoux).
En mitad de la ascensión uno de los favoritos, el británico Tom Simpson intenta el demarraje sin éxito y a los pocos metros es superado por el grupo de favoritos.
Cae al suelo pero rápidamente se levanta. 'Put me back on my bike!' El público lo devuelve a la verticalidad y poco después vuelve a caer.

De esta no se levanta; fallece creando un escándalo que revoluciona el ciclismo hasta nuestros días.

Aunque su cerebro le decía que continuara sus piernas no podían más.

Sin duda una muerte trágica en el ciclismo, otra más, pero esta vez de la mano de un hombre que quizá en su destino no le correspondía ser ciclista a pesar de que su carrera fue prolífica:
Como corredor era un clasicómano, consiguió varios triunfos de etapa en la vuelta a españa, el tour de Flandes, la Milán-San Remo y sobre todo el campeonato del mundo de ciclismo en ruta en 1965.


Pero como he dicho antes quizá esta persona no merecía ser ciclista, en principio se metió a ello para librarse del Servicio Nacional y viendo la manera en que se dopaba demostró poco amor a este deporte.

Días antes de su fallecimiento Tom había tenido problemas estomacales y estaba muy retrasado en la general. Teniendo el cuerpo debilitado y con las condiciones extremas de esfuerzo y calor que llevaba la carrera Simpson no estaba en situación de exigirle mucho a su cuerpo, sin embargo decidió abusar de anfetaminas y un poquito de brandy para compensar sus problemas. Aquella mezcla le causó una deshidratación que lo llevó a la tumba, y es que mezclar anfetas y alcohol da sed ¿Por qué creéis que los bakalas suelen llevar un botellín de agua o un Bio Frutas en la discoteca? ¿Vida sana? Los cojones.

Advierto que da un poco de yuyu ver este vídeo, una muerte agonizante en directo no mola nada.

Leyendo esto en pleno 2010 me quedo ojiplático, no sólo tomaba anfetaminas, era tan descarado que llevaba tres botes en el maillot para ir comiendo mientras corría y cuando murió tenía uno vacío. Pero claro, si echo la vista atrás recuerdo el maletero de la mujer de Raimondas Rumsas lleno de jeringuillas y pienso que la idiotez de los malos tramposos ni ha cambiado tanto ni cambiará.

Al menos su muerte sirvió para empezar a oficializar los controles antidopaje, se comenzó a establecer normas para decidir qué era legal y qué no. Pero como he dicho más de una vez; a día de hoy quien más quien menos estoy convencido de que todos toman algo, al menos los favoritos.

Es significativo que en un capítulo de House su paciente es un ciclista profesional y en vez de buscar que ha podido tomar que le haya hecho enfermar buscan que NO ha tomado porque dan por hecho que los ciclistas se meten de todo.

En fin, citando de nuevo al doctor House 'todo el mundo miente' especialmente aquellos ciclistas que aprovechan cualquier ocasión para proclamar su inocencia sin haber sido acusados de nada.
2 Responses
  1. Mark Says:

    Lo de que no mereciera ser ciclista o que su manera de doparse fuera indigna de este deporte no me parece del todo justo. Sabemos que todos los grandes mitos del ciclismo (y no tan mitos) ya desde tiempos anteriores a Anquetil se dopaban, el ciclismo de élite es muy duro y para llegar a alcanzar resultados positivos de forma consistente es necesario un extra porque el cuerpo humano no es una máquina.

    Pero una cosa no puede disculpar la otra, ha habido ciclistas que eligieron doparse y seguro que muchos otros tomaron la decisión de no hacerlo, cada cuál con lo suyo. Pero si estamos en contra del dopaje debemos atacar a todos los que se han beneficiado de él, no sólo a los que han recibido peor prensa. Porque ha habido muy grandes ciclistas que se han metido mucha caña y seguimos teniéndoles en un pedestal porque no interesa levantar la manta. Todavía.


  2. Melo Says:

    Hablar de dopaje no es más que pura demagogia...los espectadores queremos espectaculo, pero luego nos descojonamos de la risa cuando vemos etapas de montaña sin ataques, solamente con gente chupando rueda...y resulta que si queremos espectaculo, queremos ataques etc.Pero hasta donde es perjudicial el dopaje? Recuerdo una etapa del tour hace unos años en la que a Husvod le pico una abeja en el ojo y no pudo tomar ningun antiinflamatorio porque era considerado dopping, lo cual me pareció sumamente estupido...