LA INCREIBLE HISTORIA DEL NOTTINGHAM FOREST

Todos tenemos algún equipo de fútbol (o de cualquier otro deporte) que nos cae instintivamente bien, sin poder explicar muy bien el motivo de esa simpatía. Ya fuera por su escudo, por los colores de su camiseta o por algún jugador en concreto, a mi siempre me han gustado equipos como el Sheffield Wednesday, Auxerre, Goteborg, Go Ahead Eagles o Nottingham Forest. Y precisamente vamos a hablar de este equipo y de los increibles hechos que le llevaron a convertirse -al menos durante un momento- en el mejor equipo de fútbol del mundo.

Aquí en España nos resultaría rarísimo ver a campeones de Europa como el Barcelona o el Madrid hundidos en la Segunda B o en la Tercera División. Sin embargo, en Inglaterra esto es más fácil que suceda, ya que allí hasta los equipos que aquí serían considerados mediocres tienen una larga tradición y un enorme bagaje a cuestas. El Forest nació en 1865 como una alternativa a su rival vecino, el Notts County, que fundado en 1862 es el equipo más antiguo que aún sobrevive. Los rojos formaron parte de la primera divisíon inglesa durante sus primeras décadas de vida, pero en los años 20 comenzó un largo periodo de descomposición que le llevó hasta la tercera división, no consiguiendo retornar a la máxima categoría hasta el año 1957. Como siempre suele suceder en tantas otras ocasiones, la época dorada del Nottingham Forest está vinculada a un nombre propio: el de Brian Clough. Este mítico manager llevó al equipo a ascender a la First Division en 1977, y en el mismo año de su retorno al primer peldaño del fútbol inglés consiguió ganar el campeonato de liga. Parecía imposible superar esta hazaña, ya que la Copa de Europa era un terreno vedado para que advenedizos como los pupilos de Clough dieran nuevamente la sorpresa, pero tras eliminar a equipos como el Liverpool, anterior campeón, se plantaron en la final contra el campeón de Suecia, El Malmöe.

Trevor Francis remata a la red

La base del equipo estaba formada por el legendario portero Peter Shilton, el defensa central Kenny Burns y los centrocampistas McGovern y Martin O´Neill, a los que posteriormente se sumaría el delantero Trevor Francis. Precisamente fue el propio Francis quien, tras un centro por la banda izquierda remató el balón dentro de la porteria de Moeller. Gracias a ello el Nottingham Forest se coronaba como mejor equipo de Europa en el Olímpico de Munich. Conseguido lo imposible, quedaba ahora lo más difícil, refrendar su nuevo rol en el fútbol inglés y europeo. En la First Division el Nottingham ya no tuvo oportunidad de escribir más página de gloria, pero aún se reservó para la temporada 79/80 su último gran golpe. Los chicos de Clough se plantaron nuevamente en la final de la Copa de Europa, esta vez contra el Hamburgo del balón de oro Kevin Keegan. Llegar nuevamente a la final no fue cosa sencilla, ya que en las semis les esperaba el otrora tricampeón europeo Ajax de Amsterdam. En el partido de ida el Nottingham hizo valer su juego en el pequeño City Ground con goles de Francis y Robertson, pero en el Olympic Stadium de Amsterdam, ante 60.000 aficionados ajacied, el Forest tuvo que emplearse a fondo haciendo insuficiente el gol del danés Soren Lerby para los holandeses.

En la final, con Trevor Francis lesionado, todo hacía pensar que sería el equipo de Keegan el que se llevaría el gato al agua, pero apareció nuevamente la figura de Robertson para rematar a la red un pase de Birtles, manteniendo ese escueto 1-0 hasta el pitido final. Por segundo año consecutivo, desde el cesped del Santiago Bernabeu el capitán McGovern levantaba durante unos instantes la copa de campeón hacía el cielo compartiendo un sueño que ni el ni ninguno de sus compañeros se habían atrevido nunca a soñar.

A pesar de este trienio mágico para el equipo de Nottinghamshire, mantener el mismo nivel era misión imposible ya que no eran un equipo de los denominados "grandes", pero estuvieron en la élite hasta que la inercia ganadora dejó de aompañarles. Siguieron surgiendo buenos jugadores como Stuart Pearce, Roy Keane o Ian Wright, pero con el comienzo de la década de los 90 la crisis se instaló en el City Ground. Así, en 2005 volvieron a la League One (la tercera división) por primera vez en más de cincuenta años. Sin embargo, este mismo año han retornado a la Championship y, auqnue la tarea parece complicada, ya se puede soñar con volver a ver a los underdogs de Nottingham por los mejores campos del fútbol inglés.

Roy Keane, el nuevo Robin Hood del City Ground

Curiosidades sobre el Nottingham Forest:
*El color rojo de sus uniformes proviene de la admiración que por aquellos tiempos había en el Reino Unido hacia los famosos "camisas rojas" del revolucionario Garibaldi. Unos años más tarde, un directivo de un equipo italiano fue a Nottingham buscando ayuda para conseguir nuevas camisetas, y en lugar de recibir las rojas del Forest recibió las camisetas a rayas blancas y negras que portaba el equipo rival en la ciudad, el Notts County. El directivo era un representante de la Juventus de Turín.
*Aunque mucha gente no lo sabe, la conocida canción "We´ve got the whole world in our hands" fue el himno oficial del Forest a raíz de esos tres años en los que fue el mejor club del mundo.


Para acabar, un video que hace un pequeño repaso a la historia del Notingham Forest a través de sus jugadores y sus mejores momentos:


7 Responses
  1. Melo Says:

    Ya sabías de mi devoción hacia este equipo, por lo tanto me encanta la entrada. Ahora bien, he echado de menos algún comentario más acerca del legendario Stuart Pearce, alguna pequeña anécdota de las muchas q protagonizó en los pubs ingleses.

    Estoy pensando en hacer una entrada sobre grandes jugadores ingleses de los 90, como Tony Adams, el propio Pearce, David Platt, Gascoigne, Paul Ince, Darren Andertton, Teddy Sheringham...vamos los uqe más me traumatizaron en aquellas tardes de sábado pegado al plus a las 4 de la tarde viendo la liga inglesa.

    Todo se andará...iremos viendo...

    Ala a jugar a pala...


  2. Mark Says:

    Ese artículo sí que estaría bien, el otro día hablábamos de lo bueno que era Anderton, un jugador infravalorado. Igual que Le Tissier, otro crack


  3. Melo Says:

    el problema era q fueron jugadores con demasiada clase y que jugaban andando, y ese típico jugador sin garra, al público inglés no le interesaba.´De todas formas, aún recuerdo la gran eurcopa del 96 que hizo Darren Anderton, cuando nos eliminaron a penalties...Pardiez!!!!


  4. Yakito Says:

    Estais hablando de que los jugadores sin garra no le interesan al público inglés.

    En bilbao tenemos al gran Yeste, para mi el jugador de más calidad de todo el athletic y uno de los pocos capaces de hacer un pase entre lineas. Sin embargo en cuanto falla un par de pases se le pita, se le llama vago y se le trata como si fuera un cancer.

    No todo en esta vida es correr, un jugador de estos es necesario en cualquier equipo lo malo es que si hacen un mal partido se notan mucho su ausencia.


  5. Anónimo Says:

    de este equipo Independiente de Avellaneda copió su color rojo de camiseta en una visita por argentina en los años 20.


  6. TATO Says:

    Lo que nunca me quedó claro es por qué el Nottingham Forest renunció a disputar la copa intercontinental en 1979 contra el Olimpia Paraguayo


  7. We Says:

    El Nittingham Forest quizó vender la copa Intercontinental a los japoneses ya en 1979, pero Olimpia no sedió, por eso los ingleses quisieron boicotear la copa mundial de clubes y no dieron asistencia, pero por suerte el Malmo acepto en su lugar.