NO DIGA GOL, DIGA PUCHE II

Nunca olvidaré la primera vez que escuché el carrusel deportivo, y no porque aquella tarde ganase el athletic al racing o porque fuese mi madre quien me lo sugiriera al verme aburrido. No, aquella tarde nunca se me olvidará porque fue la tarde en la que Antonio Puche Vicente (Puche II) marcó seis goles y terminó el locutor de aquel partido diciendo: 'No diga gol, diga Puche II'.

Es que hay cosas tan cojonudas que la primera vez nunca se olvidan. Nunca olvidas el juego con el que inauguraste una consola, ni el primer beso, ni la primera novia, ni la primera vez que viste Depredador.

Esa tarde tuvo un protagonista claro, y de su curiosa carrera quería hablar.

Puche es un caso claro de eterna joven promesa del fútbol español. No porque algún grande de europa lo quisiera fichar desatando el hype y la locura en torno a su calidad real o porque Lillo en alguna afortunada declaración dijera que Puche II iba para delantero. Fue una joven promesa porque debutó en primera a los dieciséis años siendo así el cuarto jugador más joven en hacerlo en la categoría reina.
Cierto es que debutó con un Elche abocado al descenso y con la mayor aspiración de ir probando a chavales para futuras temporadas en segunda división. Digamos que en términos de fórmula 1 sería un Jaime Algersuari de la vida.

Como era de esperar pasó los siguientes años con el Elche en segunda, jugando con su hermano mayor (Puche I). Y aunque el chico prometía nunca termina de asentarse en el equipo titular. Finalmente el Elche desciende a segunda B, y no regresa a la división de plata hasta la temporada 98/99 ganando en los play-off de ascenso al barakaldo. Partido del que, por cierto, servidor fue espectador en el antiguo Lasesarre, un campo lleno de historia.

Pero volvamos al año 1993, cuando Puche abandona el Elche para pasar entre otros por el Palamós en la 93/94 y se decide a hacer historia y a darme una tarde inolvidable el 9 de abril de 1995 marcando los anteriormente mencionados seis goles contra el Leganés (al final ganaron 7-1) y acabando la temporada como pichichi de segunda.
Es raro el caso en el que un máximo anotador de segunda no empieza la temporada siguiente en algún equipo de primera, pero más raro es el caso en el que el equipo del pichichi termina descendiendo a segunda B. Eso es lo que le pasó.

Poochie también fue flor de un día.

Por fortuna él se salvó de la quema y fichó por el Villareal. Un gran equipo a día de hoy que por aquel entonces aún se estaba forjando y venía de ascender y llevar una buena gestión deportiva y administrativa.

Pero tras la tarde del 7-1 Puche nunca fue el mismo y acabó siendo pasto de las categorías inferiores de nuestro fútbol; deambuló por el Villareal, el Toledo, el Jaén, el Granada, el Novelda, el Pájara playa de Jandia, el Frutas Abarán (equipazo) o el Linares.

Cierto es que a lo largo de su carrera deportiva Puche nunca logró disfrutar de más minutos en primera que los de aquella temporada con tan sólo dieciséis años, quizá es un futuro que nunca esperó y seguramente esta sea una triste historia que nos demuestra lo difícil que es triunfar en el fútbol de élite pero curiosamente este deporte es un pañuelo:
He comenzado hablando de que en su gloriosa tarde el athletic ganó al racing. Precisamente es el racing el equipo que le ha devuelto a Puche II sus merecidos minutos en primera división aunque esta vez como segundo entrenador.
Ya ha sido cesado del cargo junto a Mandiá, pero al menos la vida ha sido justa con Puche II.

Estaremos atentos a los banquillos para encontrar a nuestro Peter Pan del fútbol.

Puche II en el quinto lugar de la tercera fila, junto al presidente.
3 Responses
  1. Mark Says:

    En su momento Puche dio bastabnte que hablar porque Kubala le hizo debutar en el Elche con solo 16 años, y auqnue empezó muy bien se estancó bastante.

    En otro orden de cosas, el Palamós es un equipo que siempre me ha caido muy bien, sobre todo cuando les entrenaba Juanjo Díaz, pedazo de entrenador


  2. Esta semana he oido algo parecido en la Copa Holandesa, donde el jugador del Ajax, Luis Suarez, ha metido 6 goles en un mismo partido.
    Claro que el rival era un equipo aficionado y quedaron 14 a 1, pero son 6 golitos eh. Por cierto que clase de Copa se juega en Holanda que un equipo de aficionados es capaz de llegar a Octavos de Final, parece como de película.
    P.D. Siento de corazón los fallos ortográficos; es que no tengo instalado el "correstos" del Word.


  3. Yakito Says:

    Pues ni puta idea de la copa holandesa, desde luego en su liga si quitas cuatro equipos el resto se te quedan de lo más normalitos. Aunque tú eres un especialista en copas menores ya que te tragaste la Copa Danone de principio a fin. LOL!

    De todos modos molaria que aquí se hiciera una copa con equipos de aficionados que pudieran llegar a jugar contra los de primera.

    Podríamos fundar el equipo PutoFutbol.