VALLADOLID-CELTA 93-94. FÚTBOL EN ESTADO PURO


Los amaños en el deporte son algo a la orden del día, hay mucho dinero por medio y a veces se utilizan todos los medios, deportivos o no, para mantener un estatus que te permita recuperar lo invertido como mínimo. Ejemplos los hay patadas: la corrupción masiva de Bernard Tapie al fente del Olympique de Marsella, la compra de partidos en la que intervinieron porteros como Grobelaar, la reciente red de apuestas ilegales en torno al mundo del fútbol o el escándalo del "totonero" en los años 80. La cosa llega hasta las divisiones no profesionales, como ocurrió hace un par de años en la división de honor vizcaina.

En nuestro fútbol, quizás el caso más flagrante de amaño deportivo sea el que se vivió el 15 de mayo de 1994 en el Nuevo Zorrilla. Era la última jornada de liga, y en el enfrentamiento entre ambos equipos el empate era válido para los dos: al Valladolid le bastaba para eludir el descenso directo, y al Celta para salvarse totalmente y evitar la promoción. El ambiente de conformismo era tan claro que en los días previos el preparador celtiña Txetxu Rojo admitía que "vamos a salir a por el triunfo, aunque con el empate ya me conformo".

Uno de los implicados secundarios era el Lleida, que ocupaba plaza de descenso directo y al que sólo le valía ganar al Racing y esperar la derrota de los pucelanos. Mané apelaba al espíritu, no al de Juanito, sino al de la revancha. En el año 1983 el Valladolid había mandado al Celta a la segunda división tras vencerle en un último partido en el que no se jugaban nada. Agarrándose a un clavo ardiendo, los de la Terra Ferma confiaban en la venganza celtiña.

No sabemos como se gestó la vergüenza que se vió después sobre el campo, aunque las declaraciones de jugadores y entrenadores eran todo un pacto de no agresión lo que se vio en el terreno de juego fue una mala comedia, de lo peor que se ha visto en el fútbol español. Desde el principio, los dos equipos tomaron la decisión de no moverse del centro del campo, hacían rondos interminables entre los jugadores y de vez en cuando cedían el balón a su portero para que despejase y el equipo rival pudiese comenzar su particular pantomima. No hubo nada, absolutamente nada que comentar, salvo alguna jugada aislada en la que un equipo reprendía al otro por crear demasiado peligro, por lo demas ni ocasiones de gol, ni tarjetas, ni jugadas, y sólamente dos corners para engrosar la ficha del partido. La mejor información del partido la dio el diario El Mundo de Valladolid: tres columnas en blanco fueron la crónica del Valladolid- Celta, poco más había que decir. No se pudo probar nada sobre el amaño del partido, no hubo sanciones ni investigaciones, los dos equipos se fueron de rositas y el año siguiente continuaron jugando en la primera división. ¿Si en aquellos años hubiesen existido las apuestas por internet la repercusión hubiese sido mayor? Lo más triste de todo es que, vistos los resultados de los demás partidos, si Valladolid y Celta hubieran optado por jugar honradamente habrían conseguido sus objetivos independientemente del marcador final.

Las mejores frases del partido:
- "Que se besen, que se besen" (la grada a los aficionados)
- "Este partido lo vamos a empatar" (el grito de guerra en las gradas)
- "¿Qué tal habéis comido en Valladolid?" (periodista a Txetxu Rojo en la sala de prensa)
- "Habría que obligar a los dos equipos a jugar hasta que uno marcara un gol"(José María Ruiz Mateos)

Curiosamente el Celta vivió doce años después la otra cara de la moneda. Un partido amañado entre Athletic de Bilbao y Levante mandó al equipo gallego a la segunda división.
12 Responses
  1. El Celta, además, es reincidente. Me coge cerca y le recuerdo dos casos, lógicamente no demostrables. El primero en la temporada 86-87, se dejó ganar en casa con el Recreativo para evitar compartir grupo con el Valencia en el famoso play-off.

    En la 90-91, también en segunda, hizo muy poco o casi nada en su partido en casa contra el Albacete, que les ganó de calle, para perjudicar el ascenso del Deportivo, que finalmente consiguió.

    Por cierto, en ese partido de Valladolid había una centena de seguidores del Celta, a los que no sabemos si se les pidió perdón o les pagaron el dinero de la entrada, como a los del Wigan en el campo del Tottenham.


  2. Ale Says:

    Salió en las noticias como una espectadora acudió a la rueda de prensa post-partido y se encaró con Txetxu Rojo para quejarse a viva voz del lamentable espectaculo por el que habia pagado una entrada. La respuesta del entrenador fue un simple: "solo respondo ante periodistas profesionales". Con un par.


  3. Melo Says:

    No voy a hablar del partido Athletic-Levante, ya que está casi todo dicho. Pero si diré que Mané era el entrenador del Athletic, y creo que algo habrá aprendido después de lo que le pasó cuando dirigía al Lleida...


  4. Ivanhoe Says:

    El mayor tongo fue en el mundial de España, un Alemania - Austria (tiro de memoria)..


  5. El Txetxu Rojo y el Moré del Austria-Alemania Federal:

    http://hemeroteca.elmundodeportivo.es/preview/1982/06/26/pagina-15/1084240/pdf.html

    Por cierto, si no tiro mal, creo recordar que la señora dijo que llevaba por primera vez a su hijo al fútbol, y que era una de las razones de su indignación.


  6. Mark Says:

    La del Austria-Alemania fue monumental, pero la más gorda en los mundiales yo creo que fue el Argentina-Chile del 78. Argentina necesitaba ganar por cuatro goles de diferencia para clasificarse para la final.
    Resultado: Argentina 6-Perú 0.
    Podría ser un resultado legal, pero una serie de dudosas casualidades ponen en resultado en entredicho, entre ellas que Videla bajó al vestuario de Perú antes del encuentro.


  7. Según la teoría de Melo (abajo expuesta; y que se resume en juega bien quien gana, por tanto juega mal quien pierde)tanto el Valladolid como el Celta jugaron el mejor partido de su historia,
    porque salieron al campo en busca de un empate y consiguieron dicho resultado, además con doble premio porque conservaron la categoria.
    Y me gustaría saber si vuestro equipo del alma necesitará un punto en la última jornada para no bajar a Segunda e hiciera lo mismo, ¿también lo criticaríais?


  8. Mark Says:

    Para mí el Valladolid es como mi segundo equipo, pero con lo que hicieron en ese partido tanto ellos como el Celta merecían haberse ido de cabeza a la Segunda.

    Me hace mucha gracia cuando algún club llora su descenso porque algún equipo ha salido de paseo y le ha perjudicado con un rival directo, todos hacen lo mismo y siempre será así. A bote pronto recuerdo:
    97-98: El Salamanca se libra de la promocíon al ganar a un Barcelona que no se juega nada por 1-4. El Compostela promocionaría y bajaría.
    98-99: El Alavés se salva de la promoción porque la Real Sociedad se deja ganar. El damnificado es el Villarreal, que promociona y desciende.
    99-00: El Sevilla, ya descendido, se deja perder descaradamente contra el Oviedo para que sus vecinos béticos desciendan.
    2000-01: En la última jornada el Osasuna gana sospechosamente en Anoeta a una Real ya salvada y manda a Segunda al Oviedo.
    2005-06: El caso ya comentado del Athletic-Levante

    Y seguro que hay muchos más...


  9. Melo Says:

    Por no hablar del fútbol de bronze....
    Y efectivamente AnderTaker, ambos equipos cumplieron su objetivo, por tanto jugaron bien. Y es que la gente sigue confundiendo el jugar bien con el jugar bonito...y NO ES LO MISMO!!!!


  10. Diego Says:

    Viva el futbol1!

    Excelente el blog!!
    Saludoss


  11. Rober Says:

    Amigos, ecveletne blog!
    Que viva el futbol!