Históricas escuadras: Croacia 1998

Ahora que conocemos todos los equipos que jugarán el mundial de Sudáfrica me vienen a la cabeza grandes selecciones que nos hicieron vibrar en una gran cita. Sin duda una de las que más recuerdo es la gran Croacia de 1998 que se llevó el bronce en Francia.

Muchas veces el rendimiento de un deportista depende de su estado mental. No haces las cosas igual cuando estás contento que cuando no paran de surgirte marrones en el trabajo. Creo que esto es lo que vino a suceder en aquella selección. Entremos de puntillas en su contexto histórico:

A pesar de haberse declarado independientes en 1991, su vecino, en aquel momento Yugoslavia, no estaba por la labor de prescindir de dos de las partes más influyentes de su país, Croacia y Eslovenia. Lógicamente querían al menos extender sus fronteras a aquellas zonas de Croacia en que hubiera mayoría Serbia. Tras varios años de una sorprendente guerra en la europa desarrollada termina el conflicto en 1995.
Quizá por lo reciente del país o porque el pueblo tenía presente las penurias que acababan de pasar hacía tres años, los croatas tenían una mezcla de orgullo y rabia.

Antes de empezar el mundial, la clasificación les sirvió para decirle al mundo que ahí estaban, que eran uno mas y que a pesar de la reconstrucción que sufría su país de ningún modo se iban a dejar pisar ante los ojos de todo el mundo. Y con todo el apollo de sus compatriotas salió a jugar a fútbol por los campos de Francia una selección a cuadros blanquirojos que en absoluto tuvo complejo alguno al tratar de tú a tú a las primeras potencias del fútbol mundial.

La verdad es que aquella selección tenía grandes jugadores. Encabezados por ese nueve completo como era Davor Suker, en sus filas tenían bastantes estrellas que jugaban en los grandes equipos europeos pero que quizá no estaban en el mejor momento de su carrera deportiva o bien eran jóvenes promesas que estaban a punto de explotar. Este mundial fue la gran oportunidad para todos ellos.

Davor Suker celebrando su gol ante Francia.

Como he dicho antes, el potencial de aquella selección se basaba en las posiciones ofensivas; Suker y Vlaovic en la delantera. Tras ellos, en la mediapunta Robert Prosinecki que quizá estaba en el ocaso de su carrera pero la gasolina le duró para jugar el mundial de 2002. Por el extremo izquierdo estaba 'la moto' Robert Jarni, un jugador potentísimo físicamente. En posiciones más defensivas teníamos al capitán Zvonimir Boban empezando las jugadas y a Igor Tudor, uno de los mejores centrales de la historia de Croacia.
A todo esto había que añadirle a Mario Stanic, Dario Simic y Asanovic, que si bien no eran las estrellas de aquel equipo la verdad es que no tenían recambio.


Por separado todos conocíamos el rendimiento de aquellos tipos, lo que ni ellos mismos imaginaban era el rendimiento que iban a sacar de sus posibilidades. Cuando quedaron encuadrados en el grupo H con Argentina, Japón y Jamaica sí que se les dio por favoritos para pasar a octavos. Tras su buen partido contra Argentina se empezó a entrever que aquel equipo no estaba allí para darse un paseo.

En octavos se cruzaron con Rumania, y en cuartos con Alemania. Ese partido fue la consagración.
Todos esperaban que pasara Alemania con cierta facilidad pero sorprendentemente los croatas mostraron un gran juego que los clasificó para semifinales con un increíble 3-0.
En el siguiente partido contra Francia perdieron por 2-1. El artífice de la victoria gala fue Lilian Thuram, que con sus dos goles metió a Francia en la final. Que Francia llegara a la final quizá no fue una sorpresa, lo realmente increíble es que Thuram metiera dos goles en un partido.
El tercer y cuarto puesto se lo vencieron a Holanda y con esa victoria consiguieron colocar a Suker como pichichi del mundial y colgarse el bronce en la primera participación en un mundial, algo que no ha hecho España en toda su historia.


La canción mola bastante!

Han pasado más de diez años de todo aquello pero cuando estuve en Zagreb pude comprobar que aquella plantilla sigue siendo recordada como auténticos héroes:

En la plaza central de Zagreb cuelga en uno de los edificios un cartel de la escuela de fútbol Davor Suker.
Uno de los restaurantes de la capital es propiedad de Zvonimir Boban, ¿El nombre de aquel restuante? Como no podía ser de otra manera 'Boban'.
A las afueras de Zagreb está el lago artificial Jarun. En el paseo que le rodea hay cada pocos metros chapas de metal contando los logros de los grandes deportistas croatas. Tenía la sensación de que habría una placa conmemorativa de aquella selección y a pesar de que por poco pierdo el avión de vuelta por buscar la maldita chapa, al final la pude encontrar.


6 Responses
  1. Melo Says:

    Creo que hablo de primera mano cuando digo que la selección del 98 va a ser recordada durante mucho tiempo en tierras croatas...De hecho recuerdo, que viendo el partido de cuartos entre Croacia y Turquia de la pasada Eurocopa, la gente trataba de comparar ambos equipos, y para mí no hay comparación posible. Ni Olic es Suker, ni Modric es Prosinecki, ni Srna es Boban, y Niko Kovacs está bastante mayorcito, aunq sigue siendo un crack. Me jodió la eliminación, pero lo mejor de ese equipo es su entrenador, Slaven Bilic, un auténtico crack, un farrero y un rockero en pedernido, no viene a cuento, pero me cae bien...

    Yakito, ahora te toca escribir sobre Serbja, a ver que historica escuadra eliges...


  2. droffire Says:

    Pensar en el equipo que hubiera reunido Yugoslavia de no haberse disgregado en diferentes selecciones durante los 90 da para suponer que habrian dominado los torneos de selecciones. Unidos los croatas que has mencionado en tu post a Mijatovic, Savicevic, Jokanovic, Mihailovic, Stojkovic, Kodro,... saldría un equipo virtualmente poderoso en técnica, fuerza e intensidad competitiva. Que la resultante Yugoslavia, a pesar de ser un equipo con buenos jugadores, se pegara costalazos sonoros en el mundial del 98 o la Eurocopa del 2000 se debió quizas a que era un equipo sin identidad definida, con montenegrinos que no se sentian demasiado participes de la causa serbia o serbios que no sabian a que nación estaban defendiendo.


  3. Mark Says:

    Pues teniendo en cuenta que Yugoslavia ganó el Mundial sub-20 en 1987 parece lógico pensar que podrían haber llegado muy lejos en USA'94 e incluso ganar el mundial. La prueba está en el Estrella Roja del 91: Pancev y Najdoski macedonios, Stojkovic serbio, Savicevic montenegrino, Jugovic, Prosinecki y Mihajlovic croatas (aunque el último eligió a Serbia), menudo equipazo...

    Además el caso de Yugoslavia era muy diferente al de la URSS, estos últimos tenían mucha calidad y jugadores increibles pero se venían abajo a la hora de la verdad, en cambio los yugoslavos siempre fueron competitivos en todas las competiciones


  4. Melo Says:

    …SAMO JE JEDNO
    U MOM ŽIVOTU VRIJEDNO
    DA PUSTIM SUZU S OKA
    JER TEBE VOLIM JA

    ŽIVOT MI DALA
    BAŠ KAO DA JE ZNALA
    DA NIKAD NEĆE NESTAT
    SA MOJIH USANA – HRVATSKA!!!



    (THERE’S ONLY ONE THING
    IN MY LIFE THAT’S WORTH
    SHEDDING A TEAR FOR
    AND THAT’S MY LOVE FOR YOU

    YOU GAVE ME LIFE
    AS IF YOU KNEW
    YOU WOULD NEVER DISAPPEAR
    FROM MY LIPS – CROATIA!!!)


    Todavía me pongo cachondo cuando la escucho...estar en Josipa Jelacica viendo el partido y oir a toda el mundo cantar es la leche...


  5. Yakito Says:
    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  6. Yakito Says:

    He hecho una cagada con el comentario anterior. Era mio :(

    Simplemente decir que si hubieran unido fuerzas todos esos paises habría salido una selección aspirante a todo.
    La unión hace la fuerza pero juntarlos para jugar sin motivación alguna tampoco habría dado buen resultado.

    Por otra parte, yo creo que Yugoslavia en el 98 no se pegó ningún costalazo sonoro. Que recuerde, y hablo de memoria, la eliminó holanda en octavos con un gol en el descuento.

    Si que cayeron pronto, pero palmar contra holanda (que acabó cuarta) a última hora no es ningún fracaso, al menos para mi.