Fabian Cancellara, el auténtico reloj suizo.

Cuando voy a andar en bici hay dos cosas que me gustan sobremanera:

La primera es subir montañas con una buena cadencia. Pocas cosas motivan más que ver que estás avanzando y haciendo las cosas bien mientras miras el precioso paisaje que suele acompañar a las carreteras que tiran hacia arriba. Normalmente esos momentos son bastante íntimos. Acompañado o no la gente suele ir en silencio, concentrada en lo que hace mientras el ruido del monte te relaja y te lleva hacia la cima.

El segundo momento que me encanta es cuando vas por llano y descubres que en realidad la carretera pica hacia abajo. Coges inercia, subes plato y en cuanto te descuidas te das cuenta que sigues pedaleando y vas bastante rápido. Algo radicalmente opuesto a lo primero pero que os aseguro también tiene su encanto.

Y en esto último, en ir por llano y rodar a tope, es en lo que destaca uno de mis ciclistas favoritos: Fabian Cancellara.


La verdad es que descubrí que conocía a Cancellara hará unos cuatro años, gracias a una errata en el dvd de sobremesa que tengo por casa. En las opciones al darle 'Aceptar' o 'Cancelar' en realidad pone 'Aceptar' o 'Cancelera' y el primer día que lo leí me dije 'Cancellara!' desde ese momento es de los que animo en toda contrarreloj, clásica o mundial. Y no defrauda.

Como todos los ciclo aficionados deberíamos saber la especialidad del expreso de Berna son las contrarrelojes aunque no por ello debemos olvidar que en las clásicas es un auténtico campeón.

Lo que más me gusta de Fabian es su manera de correr, pase lo que pase no se levanta. Si le toca tirar del pelotón avanza sentado hasta que sus piernas le hagan parar y cuando te quieres dar cuenta el grupo se ha reducido en bastantes unidades. En el tour de 2008, tras pasar la Croix de Fer le tocó marcar ritmo en el pelotón. Cancellara se puso en cabeza y pedaleó 'a su ritmo', tranquilamente, y cuando se dejó caer del pelotón pudo comprobar que los pocos que quedaban iban asfixiados. Al día siguiente Alejandro Valverde en tono amistoso le confesó que le estaba reventando con el ritmo que impuso.

Sin duda la gesta que para mi mejor le retrata es la que hizo en las olimpiadas de Pekín.
La mayoría de nosotros recordaremos aquellas olimpiadas por el oro de Samuel Sanchez en ruta pero personalmente lo que sin duda me marcó fue el bronce de Espartaco Cancellara.
A falta de pocos kilómetros se había producido el corte bueno. En el pelotón nadie se decidía a intentar cazar a los escapados porque todas las grandes selecciones habían colocado un corredor en el grupo de cabeza. Todas las selecciones salvo Cancellara, que no tenía ningún compañero de equipo. Se apuntó el sólo para representar a suiza y no podía pedirle ayuda a nadie.
En un arranque de rabia y frustración saltó en solitario del pelotón arrastrando consigo a dos corredores. En ningún momento les pidió ningún favor ni relevos. Siguió pedaleando hacia el horizonte esperando conectar con los fugados y a falta de pocos metros llegó al grupo de los buenos. No contento con haber protagonizado un momento memorable se quedó a la cola del grupo descansando un poco y preparando el sprint. Y cuando llegó el momento no esprintó, siquiera se levantó de la bici, simplemente incrementó el ritmo y consiguió hacer un tercer puesto que para mi era el auténtico oro.



Podría seguir narrando hazañas de Espartaco como la Paris-Roubaix 2010 donde ganó tras rodar más de 45km en solitario sin que nadie le pudiera dar caza, o los cuatro títulos mundiales contrarreloj o la cantidad de veces que le habremos visto como campeón suizo pero sería caer en la repetición y hacer el post innecesariamente largo.
Simplemente espero y deseo que sea alguna vez campeón mundial en ruta. Es el mejor pero por desgracia nadie le acompaña en la selección suiza así que tendrá que hacerlo como casi siempre; en solitario.


3 Responses
  1. Mark Says:

    yo le empecé a conocer con la famosa frase de perico delgado sobre los hermanos ciclistas "cancellara y cancellase"


  2. AnderTaker Says:

    De la prueba de ruta de Pekín 2008, lo siento Iñaki pero yo me quedo con el oro de Samu. Que levantarte "pronto" el primer día de las olimpiadas y ver ganar a uno de los tuyos, no tiene precio; por muy bien que lo hiciera el suizo este.
    También recuerdo la contrarreloj de este misma olimpiada (creo) donde gano tu amigo Fabián; parecía que estaba viendo una prueba de motogp, como tomaba las curvas, ni Rossi en sus buenos tiempos.


  3. Yakito Says:

    Totalmente cierto lo último AnderTaker.
    No es sólo fuerza lo de Fabian, a veces pega unas recortadas en las curvas que parece que se va a comer el bordillo. Eso es técnica y ya la quisiera para si Contador.