LA CORTINA DE HUMO


"¿Por qué mueve el perro la cola? Porque el perro es más inteligente que la cola; si la cola fuese más inteligente ella movería al perro".

Con esta frase comienza la película "La cortina de humo". Un film que nos pone en la siguiente situación: el presidente de Estados Unidos es acusado de acoso sexual pocas semanas antes de las elecciones generales, y sus consejeros y asesores de imagen deciden inventarse una guerra con un país de Europa del Este para desviar la atención. Para darle verosimilitud al asunto, contratan a un prestigioso director de cine, aderezan la ficticia guerra con llamativos efectos especiales, se sirven de punzantes eslógans e incluso finjen un secuestro tras las líneas enemigas.

De esta película me he acordado estos días, después de haber presenciado la demencial cadena de duelos entre Barcelona y Madrid y las tristes consecuencias de estos enfrentamientos. En vez de fútbol, solo hemos asistido a una realidad formateada ya que lo que realmente vende es decir que la UEFA está corrupta, que el Barcelona tiene tentáculos dispersos en todos los estamentos deportivos o que todos los resultados deportivos se deben a confabulaciones extradeportivas. Al igual que en la película de la que he comenzado hablando, tenemos una serie de actores jugando a vendernos una realidad comercial, pero que no es la realidad.

Por decirlo de alguna manera, nos hemos topado con la gente menos adecuada en el momento más inoportuno, creándose el caldo de cultivo perfecto para una gran campaña de manipulación y sectarismo. Por una parte tenemos como presidente del Real Madrid a un hombre con influencia, mucha más de la que pensamos. Porque una persona que abandona un club dejándolo en una pésima situación deportiva, y vuelve tres años después a la institución sin ni siquiera tener que atravesar unas elecciones, sin duda es un hombre con poder. Florentino Pérez quizá no sea un "ser superior", pero un hombre corriente no consigue que le acepten la recalificación de los terrenos de la antigua ciudad deportiva para levantar cuatro torres que le reportaron 100.000 millones de pesetas. Y es además un hombre que tiene el respaldo casi mayoritario de los medios de comunicación.

En un escalafón inferior tenemos a un entrenador como Mourinho, un hombre que parece eternamente resentido con el mundo, cuya única divisa es el triunfo sin importar la manera de lograrlo o la gente que tenga que llevarse por delante. Crispación y victorias unidas de la mano, los ingredientes perfectos para la prensa: cuando Mourinho no gana partidos, da titulares incendiarios. Porque, ¿cuando a un resultadista se le acaban los resultados, qué le queda?

Por otra parte, estamos inmersos en la llamada "guerra de los medios", en la que por lo visto los rehenes somos los espectadores. Por desgracia, los hombres al mando en esta guerra son gente de la calaña de Alfredo Relaño, Eduardo Inda, Juan Antonio Alcalá, Jose Ramón de la Morena, Paco García Caridad o Josep Pedrerol. Gente que no dudaría en vender a su madre al mejor postor e incluso ponerle un lacito si con ello consiguieran un oyente más, un espectador más o la venta de un periódico más. Gente que crea campañas en contra de futbolistas y entrenadores que les niegan entrevistas exclusivas, gente no duda en alterar imágenes y distorsionar hechos pero ni se plantea replantearse sus ideas fijas, gente que difunde odio y odia el deporte. Gente peligrosa.

Y cuando las cosas van mal dadas, esta gente mueve la cola. Coincidiendo con la época victoriosa del Barcelona en los últimos tres años, la sucesión de campañas des-informativas ha sido nauseabunda. Para no entrar en profundidad en cada uno de los casos, simplemente recordaré:
  • La persecución a la que Eduardo Inda sometió a Ramón Calderón ("el imputado", para el director de Marca) por un supuesto fraude en el voto por correo. Él fue el primer chivo expiatorio de los males del Madrid y los éxitos del Barcelona.
  • Otros medios decidieron apostar más fuerte. La invención del "villarato", una supuesta trama ideada por Alfredo Relaño consistente en una desquiciante trama destinada a favorecer sistemáticamente al Barcelona, es ya historia (negra) del periodismo. Si el Barcelona gana se debe a las ayudas del villarato, si el Madrid pierde se debe a la persecución del villarato, si el Madrid gana es una forma de compensación del villarato para causar un mal mayor en un futuro al rival del Barcelona. Una teoría muy fructífera ya que CUALQUIER hecho se podía tribuir a esa entelequia llamada villarato.
  • Celoso por el gran calado del "villarato", Inda intenta crear nuevas campañas para unir a los aficionados bajo un lema. Surje así el "canguelo": la teoría de que el miedo a la victoria y la presión del real Madrid son factores que provocan la erosión del Barcelona.
  • Un punto de ruptura se produce con la consecución de la Champions League por el Barça en 2009. Si las victorias caseras se deben al villarato, las victorias en Champions son obra del "euro-villarato". Una teoría de Alfredo Relaño compartida y ampliada por Tomás Roncero en el programa "Punto Pelota", y que a lo largo de los años ha ido adquiriendo ramificaciones, como el "comando Qatar", el "comando Unicef", el "comando Platini"...
  • La diarrea informativa también llega a las ondas radiofónicas: gracias a fuentes dudosas y anónimas, Juan Antonio Alcalá (COPE) siembra la duda de que las victorias del Barcelona se deben a prácticas dopantes generalizadas.
  • Pero no sólo se lanzan acusaciones falsas y se distorsionan hechos, también se falsean imágenes. Si en tiempos pasados se utilizaba el retoque fotográfico para hacer desaparecer a enemigos políticos, el diario AS le da una vuelta de tuerca y lo emplea para hacer desaparecer futbolistas en jugadas dudosas a favor del Barcelona a mayor gloria del villarato.

En definitiva, que el perro mueve la cola y espera que miremos embobados. Durante años han estado meneando la cola del villarato, la cola del canguelo, la cola del cambio de ciclo, la cola del mear colonia, la cola de Ovrebo, la cola de Preciado, la cola de los rivales que se dejan ganar, la cola de los teatreros, la cola de los horarios de los partidos. La han meneado y hemos estado mirando su hipnótico movimiento como gilipollas. Porque en estos años no hemos hablado de los golazos de Messi, las jugadas de Xavi, las paradas de Casillas, las carreras de Cristiano Ronaldo, la garra de Rooney, la elegancia de Pirlo, el oficio de Gerrard o la veteranía de Del Piero, las actuaciones de tantos y tantos buenos futbolistas y entrenadores; como los medios deportivos esperaban que hicieramos, hemos hablado de todo menos fútbol. El grado de intoxicación, desinformación, abusos, insultos y mentiras al que hemos llegado es increíble, y lo peor de todo es que parece ser que hay que dejar que siga la corriente en aras de la libertad de expresión.

Al final uno se acaba entonces preguntando si la realidad existe o nos hemos encargado de crear una diferente. ¿En el resto de Europa tienen la misma percepción que nosotros sobre lo que pasa en nuestro fútbol? ¿La prensa deportiva cuenta los hechos o es el mundo del deporte el que actúa de acuerdo a lo que cuenta la prensa? ¿Hay una alternativa a la bipolaridad futbolística e informativa en nuestro país?  ¿Cuál es verdaderamente la realidad tan temible que se esconde tras la cortina de humo? Muchas preguntas y pocas respuestas. Esto me lleva a acabar de la misma manera que comencé, con una cita de la película mencionada:

"¿Qué recuerda la gente sobre la guerra del golfo? Un vídeo de una bomba que cae y hace volar un edificio... pero podría ser una maqueta"
10 Responses
  1. Anónimo Says:

    chapeau!


  2. Michel Says:

    Genial!


  3. Carlos Says:

    Para mí Jose María García era el único que informaba. Aunque al final también la cagó yéndose con Via Digital y Telefónica en 2001. Donde cabó su tumba. Pero era el único que hablaba de los teje manejes que hay detrás del "Sálvame Deluxe" del deporte.


  4. Anónimo Says:

    Muy bueno. En estos momentos me acuerdo de los verdaderos periodistas que aman el deporte, como Santi Segurola, Axel Torres, o el equipo de Fiebre Maldini. Ellos son los que deberían mandar en esto, y no los meapilas de Inda, Relaño, y cia. Ahora, como en este país solo nos va la bronca y la salsa putrefacta, pues a dar bola a estos perros...


  5. Cabrero Says:

    Excelente sigue asi.


  6. Anónimo Says:

    Maravilloso artículo.Has dicho verdades como puños, espero que algún día todo este conjunto de impresentables deje vía libre a reales profesionales de la información que nos expliquen los acontecimientos bajo un punto de vista de pasión, pero no a unos colores, si no pasión hacia el deporte.


  7. Yakito Says:

    Debo decir que llevo años sin ver las noticias deportivas. Veo los eventos deportivos que me interesan y algún resumen, pero lo que es sentarme a ver que ha dicho tal o cual en rueda de prensa llevo tiempo sin hacerlo.
    Y creedme, en absoluto noto que esté desinformado.


  8. Anónimo Says:

    Lo has clavado


  9. Melo Says:

    No podría estar más de acuerdo, y mira que es raro que tú y yo estemos de acuerdo...gran entrada...


  10. Ivanhoe Says:

    Maldita sea, me has pisado una entrada! Aunque le das mil vueltas a lo que había escrito así que..
    Muy bueno.